¿Cuántas veces escuchamos sobre la importancia de contar con un Programa de Compliance o de Integridad? Seguro que demasiadas como para recordarlas.

Es que, por lo general, prestamos atención a las recomendaciones cuando no nos queda otra opción que resolver un problema. La cuestión es que, en términos de prevención de la corrupción, seguir una recomendación con el problema en puerta ya NO ES UNA OPCIÓN. Demasiado tarde.

Veamos, por el contrario, 3 empresas que - por tener implementado un robusto Programa de Compliance previo a la comisión de un delito de corrupción - fueron exoneradas, siguiendo la causa judicial sobre aquellos empleados de las mismas que cometieron el ilícito. Esta situación permite probar la relevancia de contar con un Programa de Integridad con adecuados sistemas de control y supervisión que denotan la necesidad de un esfuerzo por parte de quienes cometieron el delito para poder llevarlo a cabo.

El caso más reciente, de Julio 2021, involucra a Repsol y Caixabank en España. Ambas compañías estaban siendo investigadas por delitos de cohecho y por la contratación de los servicios de un policía para obtener información confidencial de Luis del Rivero, entonces presidente de Sacyr que pretendía hacerse con el control de la petrolera tras un pacto con la mexicana Pemex.

Anteriormente, la Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos anunció en 2016 que desistía de iniciar acciones contra Harris Corporation – una compañía multinacional de tecnología y comunicaciones – por el pago de sobornos a funcionarios públicos en China y, en 2012, tomó la misma iniciativa con Morgan Stanley también investigada por su participación en el mismo tipo de delitos.

En estos casos, los criterios seguidos - ya sea por la justicia española o por el Departamento de Justicia de Estados Unidos -  para, respectivamente, excluir o no iniciar una acción judicial contra la persona jurídica pese a su participación en los hechos investigados se basaron en que se había podido constatar la previa existencia y adecuación de los mecanismos de prevención implementados (Programa de Compliance). Es decir que, las personas físicas que cometieron el delito actuaron por su cuenta salteando los mecanismos de control existentes.

Moraleja : ¨MEJOR PREVENIR QUE CURAR”.  

Si no tenés un Programa de Integridad correcto, hacelo. Si lo tenés, fortalecelo.

Crearis Latam puede ayudarte. 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.