“Afirmar que es verídico es ahora una convención de todo relato fantástico; el mío, sin embargo, es verídico.” (El libro de arena, JLB)
En este cuento Borges recibe la visita de un vendedor de biblias que le ofrece un libro peculiar. Si bien el mismo tiene un tamaño regular al abrirlo sus páginas son infinitas: nunca es posible volver o seguir la historia, tampoco comenzar ni terminarlo. Un libro inconmensurable e incomprensible.

Al emprender el esquema de políticas y procedimientos de un programa de integridad muchas empresas parecen haber sido visitadas por el mismo vendedor de biblias.

Siempre al implementar un programa de este tipo se generan muchas expectativas y la tentación de tomar las “best practices” es alta. Se puede tener una pequeña empresa familiar y pretender aplicar el esquema de una multinacional. También querer cubrir toda norma, reglamento y opinión de profesionales exitosos. Pero no se considera la cultura de la organización, su nivel de madurez y las particularidades de la industria y región. Y esto lleva a escribir interminables páginas de normativa interna que nadie entenderá, nadie usará y en poco tiempo nadie recordará su olvido. Porque la mejor manera de hacer fracasar una herramienta tan válida como esta es convertirla en un libro de arena, que desalienta su conocimiento y que es imposible que de una regla de orientación.

En el cuento Borges intuye que en un momento pensó que la única manera de hacerlo desaparecer era con el fuego, pero luego desistió de la idea porque el incendio de un libro infinito sofocaría de humo al planeta. El crear un esquema desproporcionado en una organización, también generará un problema para modificarlo y el quemar muchos recursos humanos y económicos.
Lo primero es conocer la organización y hacia dónde quiere ir, su historia y sus particularidades. Y a partir de allí construir una herramienta que sirva para el cambio que se quiere producir. Y definir las etapas para llevarlo a cabo. Porque todo cambio se debe hacer en partes, para permitir absorber e integrar lo nuevo. Por algo en los grandes edificios se arman primero sus bases y luego se van consolidando piso a piso. Y es bueno que todos conozcan que es una construcción (donde todos son parte) para que puedan ir disfrutando y viviendo el proceso.

En Crearis Latam tenemos la experiencia y el conocimiento para acompañarte en esta construcción.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.