En estos días vemos on line, como una serie en streaming, los acontecimientos que ocurren en Alemania con la empresa Wirecard, al reconocerse el faltante de 1.900 Millones de Euros, su quiebra y la prisión de su CEO. Y estamos hablando de una empresa estrella, que hace dos años desplazó al Commerzbank del índice Dax 30, que contiene las treinta compañías más grandes de Alemania que cotizan en la Bolsa de Fráncfort.

Es imposible no relacionarlo con los eventos de hace ya veinte años de ENRON, existiendo puntos en común:

  • Empresa exitosa y modélica.
  • Directivos de alta exposición en el mundo de los negocios.
  • Medios de comunicación que empiezan a observar irregularidades en los números de la empresa (en esta oportunidad el Financial Times).
  • Contabilidad creativa que logra engañar a uno de los Big Four.
  • Reguladores flexibles.

Recordemos que a posteriori de ENRON se generó la regulación SOX, replicando luego la misma en los distintos países. Habría que pensar si es necesaria una mayor exigencia de regulaciones (lo que sería complejo en un mundo aún sin salir de la Pandemia) o si bien la repetición de estos hechos (casi como la reiteración que vemos cada tantos años de alguien que reinventa el esquema Ponzi) merece una reflexión diferente.

Dejamos los siguientes links con artículos que pueden ser de interés sobre el tema y el acceso a la página de Transparencia de Wirecard con los comunicados sobre la crisis:

https://www.ft.com/content/284fb1ad-ddc0-45df-a075-0709b36868db

https://blockworksgroup.io/blog/how-wirecard-became-the-new-enron

https://www.wirecard.com/transparency


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.